MUCHO MÁS QUE UNA GINEBRA

Para conocer la historia de OTYUM debemos viajar muy atrás en el tiempo: cuando los dinosaurios poblaban Pangea…

Bueno tan atrás igual, no, un poco menos, cuando el primer hipster de la Antigua Roma, Cicerón, utilizó y puso de moda la palabra OTIUM, o como lo conocemos hoy en día, ocio.

Desde entonces, el concepto ha ido evolucionando hasta caer en las manos de unos jóvenes emprendedores, que lo utilizaron para crear la Ginebra OTYUM. Con Y, porque queda más moderno.

Otras fuentes narran que OTYUM podría haber nacido en los acantilados norteños de Britannia, cuando un joven Rey Arturo comienza la búsqueda del Grial acompañado de su fiel consejero Merlín.

Al encontrar el grial y beber de su interior, Arturo exclamó: ¡Otyum! y Merlín lanzó un hechizo con el mismo nombre que mantuvo acrónico el grial y su contenido.

En 2019, este néctar cayó en las manos de unos jóvenes emprendedores, que transformaron ese brebaje de los dioses en una increíble ginebra.

Hay quien también dice que el origen de OTYUM data de 1605, cuando el famoso escritor Don Miguel de Cervantes escribía su obra “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”.

Para crear los delirios de su protagonista, el escritor usaba una misteriosa bebida que alteraba el espíritu de quien lo poseía y le otorgaba valor y felicidad.

Dicho líquido, cuya fórmula encontraron unos jóvenes emprendedores en una de las ediciones del Quijote, resultó ser un prototipo de ginebra al que el equipo denominó  OTYUM.

Nuestro proyecto comienza en el año 2017 d.C., cuando unos jóvenes estudiantes de biología y biotecnología, con ganas de crear algo propio y cambiar lo establecido, apostaron por desarrollar una ginebra única.

 

Una pequeña semilla de enebro que, tras una larga fase de aprendizaje, se ha convertido en una realidad: OTYUM.

Esto acaba de empezar